1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://parejas.about.com/od/Sexoconhijos/a/Amor-Despues-De-Los-60-Dos-Testimonios.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

Amor después de los 60, dos testimonios

Dos testimonios de que la pasión y el amor no terminan

Por

Amor después de los 60, dos testimonios
bravenewtraveler - Flickr

El amor no tiene edad y existe a todas las edades. Nuestra sociedad occidental ensalza la juventud, casi la deifica, y también hace del atractivo sexual y la belleza física un hito y una quimera. Sin embargo todos nosotros estamos, de alguna manera, programados para amar y sentir placer sexual desde que nacemos hasta el último aliento, por eso, dejar de lado la imagen del amor, la pareja y el sexo después de una determinada cantidad de años a nuestras espaldas, es una tontería.

Después de los sesenta se sigue amando, disfrutando y saboreando la vida igual que a los 40 o los 20, simplemente las cosas son diferentes en algunos detalles. Pero la libido, la capacidad de enamorarse y volver a empezar están intactas. La persona sigue siendo la misma, afortunadamente el espíritu y la personalidad no envejecen y hoy, en pleno siglo XXI, la ciencia y la medicina, más los hábitos para una vida sana y saludable, han hecho que la antes llamada "tercera edad" sea hoy una etapa más de la vida con menos presiones y más placeres para los que sepan y quieran disfrutarlos.

La pareja después de los 60

Pedí testimonio a algunas personas que hubieran pasado los sesenta años. Quería saber, de sus bocas, cómo se siente y se vive la relación de pareja desde su perspectiva. ¿La pasión es la misma? ¿La capacidad de enamorarse sigue intacta? ¿El amor es igual de irracional después de tantos años de sabiduría y experiencia? Parece que sí, los testimonios que obtuve hablen del mismo amor adolescente y la pasión de los treinta años… vividos con la sabiduría que da la experiencia y la calma que da el equilibrio interior. He aquí lo que contaron:

· Testimonio 1. Varón

"Querida Veronique: quiero compartir brevemente mi historia amorosa. Me casé nuevamente a las 69 años con una hermosa compañera de 55 años después de una corta relación, menos de un año. Habiéndonos conocido hace dos décadas, nos volvimos a encontrar y, estando ambos libres sin compromisos afectivos, decidimos darnos la oportunidad de explorar lo que yo denomino un amor maduro y ella aceptó gustosamente. Las bases son la de la lealtad, confianza, complicidad, compañerismo y amistad a toda prueba.

El amor pasional existe, el deseo sexual también pero en forma esporádica, y ambos estamos de acuerdo con tener intimidad sexual de vez en cuando, solo cuando nos apetezca demasiado. Y vamos muy bien en todo sentido. Ella tiene sus hijos y yo los míos, y los hemos podido integrar de manera adecuada. Ese tema de los hijos era algo fundamental en lo que yo no había reparado en lo absoluto. Soy psicoanalista y ella periodista."

· Testimonio 2. Mujer

"Querida Veronique: me gustaría compartir con usted mi experiencia como mujer adulta. Me casé muy jovencita con mi primer novio, tuve cinco hijos y, la verdad, no obtuve mucho placer de mi matrimonio de 46 años. Mi esposo era correcto y buen padre pero yo sentía que me estaba perdiendo algo. Veía en la tele cosas que nunca me habían pasado en la intimidad y mis amigas hacían algunas confidencias que me dejaban pasmada. Después mis propias hijas me contaban sus experiencias y sus problemas y me di cuenta de que había una gran parte de mi vida que no había disfrutado.

Quedé viuda con 64 años y todos mis hijos criados y fuera de casa. Al principio sentí soledad y pensé que solo me quedaba esperar a morir un día, rodeada de nietos. Sin embargo decidí probar algunos temas pendientes y contraté un tour. Quería viajar un poco, ver el mundo que no conocía. Era un viaje para gente mayor, como yo. La verdad es que no pensaba encontrar nada más que paisajes y aires nuevos. Pero le encontré a él. El tercer día de viaje se sentó a mi lado en el autobús de la excursión un caballero de 76 años muy apuesto. Charlamos y charlamos, almorzamos juntos y recorrimos los puntos turísticos mientras nos contábamos la vida. Quedamos para cenar después. Él no estaba en mi hotel pero no dudó en venir a buscarme con un taxi. Cenamos y ¡¡fuimos a bailar!! Nunca había hecho algo así antes, excepto en bodas y bautizos. Tampoco había saboreado vino como en aquella ocasión. Lo que me ocurrió fue muy bonito. A mis 64 años, bailando con aquel caballero, en mitad de la noche, sentí deseo sexual. Hambre, diría yo. Y no tuve vergüenza de que se me notara, cosa que mi compañero aplaudió.

Después de algunos escarceos como los adolescentes, me acompañó a mi hotel y le invité a subir. Estaba un poco asustada pero no quería dejar de vivir lo que me estaba sucediendo. Qué le voy a contar, Veronique, hacer el amor con él fue como perder la virginidad, por lo menos la del alma. Disfruté verdaderamente y solo descansamos cuando nuestros cuerpos pidieron una pausa. El tour se convirtió en una luna de miel y cuando terminó, me mudé a vivir con él . ¿Para qué demorar las cosas si no sabemos cuánto más podemos ser felices?

Y lo somos. Hace tres años que convivimos juntos. Mis hijos y los suyos nos llamaron locos y se preocuparon, pero ahora ya nos aceptan. Tampoco nos importó demasiado, sabíamos que tarde o temprano se iban a dar cuenta de que somos felices. Tenemos casi 70 y 80 años , no digo que tenemos sexo todos los días, pero cuando lo tenemos quedamos ahítos y felices. Nos amamos, mi piel brilla, Veronique, y él es el hombre más feliz. Vale la pena intentarlo y vivirlo. Gracias por darme este espacio para dejar mi testimonio."

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.