1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://parejas.about.com/od/Parejaproblemas/a/Cuando-Ella-Gana-Mas-Dinero-Que-El.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

You can opt-out at any time. Please refer to our privacy policy for contact information.

Cuando ella gana más dinero que él

Qué hacer cuando el éxito laboral se interpone entre los dos

Por

Cuando ella gana más dinero que él
© Bellemedia | Dreamstime.com

Hasta no hace tantos años el varón era el proveedor de la familia. El hombre salía a trabajar mientras la mujer quedaba en la casa. Él era el cazador que traía el sustento, ella cuidaba del hogar y los hijos y lo mimaba a su vuelta.

Las cosas han cambiado. Hoy los dos miembros de la pareja salen a trabajar. Hay casos, ya muchos, en los que ella tiene un ingreso superior o muy superior al de su esposo o, incluso, mantiene la casa con su sueldo porque no hay ningún otro.

Fácilmente el varón se siente disminuido cuando su esposa es más exitosa que él laboralmente. Parece que la posición dominante tradicional de proveedor de un hogar no puede recaer en unos hombros de mujer sin que haya consecuencias emocionales y problemas en la pareja. No en todos los casos, pero sí en muchos.

Entender al varón

Si bien, repetimos, no es el caso en el 100% de las parejas donde la mujer gana más que su esposo, en muchísimos casos el hombre se siente disminuido . Si entiende la pareja desde el punto de vista tradicional, el cambio de roles va a afectar su ego. Si la esposa puede valerse sola y, aún más lejos, lo mantiene a él y a los hijos de ambos… ¿él sigue siendo un hombre con los pantalones bien puestos?

Por supuesto que, desde fuera, podemos contestarle que la hombría no pasa por ahí y que, seguramente, hay cientos de maneras de rearmar la estructura familiar para que él cubra campos tan necesarios como los que ocupan a su esposa. Si ella está trabajando muy fuerte y hay niños en el hogar, él se puede encargar de los niños de una manera positiva y creativa. La educación de los niños y el contacto con ellos son hitos fundamentales para un pequeño.

De todos modos, si la situación afecta a tu esposo y no puede evitarlo, aquí tienes unos tips para facilitar la situación:

1. Nunca destaques que ganas más que él o lo mantienes. Ni siquiera en una discusión. Ya lo sabe y, hasta que lo asimile, es uno de sus puntos débiles.

2. Hazle sentir grande en otros campos. Especialmente en la parte íntima. Su sexualidad se puede ver afectada por el cambio de roles. Algunos varones van a disfrutar tremendamente de una mujer poderosa pero otros se sienten intimidados. Déjale recordar que sigues siendo tú y que el trabajo queda fuera del dormitorio.

3. Disfruta con él de algún premio que sea posible con tu ingreso. Un viajecito, un capricho, algo nuevo para la casa… siempre que sea para LOS DOS. Le hará sentir que todo está bien y que la mejora económica es para todos .

4. Algunos hombres desarrollan una faceta violenta y agresiva cuando sus esposas se vuelven más exitosas que ellos. Esta patología es una respuesta de dominación por parte del varón. Siente que tiene que someter de alguna manera a su compañera. Cuidado aquí porque, a pesar de entender las causas, nunca es admitible la violencia de género. Haz la denuncia policial correspondiente.

5. No te sientas culpable por ser más exitosa que él laboralmente. Puede que en el futuro cambien las cosas de nuevo, o no. Disfruta de tu realización personal e incluye a la persona que amas de manera positiva.

6. Puedes echar una mano a tu compañero para que consiga un ascenso o un nuevo trabajo, pero hazlo con tacto. No les es fácil admitir que necesitan ayuda de su compañera a la que, hipotéticamente, debieran proveer, para su desarrollo laboral.

7. Respeta sus iniciativas y sus proyectos. No subordines su espacio a tu éxito.

8. En la intimidad del hogar y, en general, fuera del ámbito laboral, sé simplemente la compañera y cómplice del hombre que tienes al lado. Comparte, acompaña y pide su apoyo, ser la proveedora no te hace invulnerable.

9. Si él no tiene ingresos suficientes, o en absoluto, ahórrale el trago de tener que pedirte dinero. Deja una caja de gastos diarios o comunes, con dinero, para que él pueda administrarse.

10. Nunca, pero nunca nunca, confundas el rol de proveedora con el de jefa o patrona. La pareja se trata de dos que comparten todo, en este caso, más que en ningún otro, reza lo de "No es más quien más tiene…"

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.