1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://parejas.about.com/od/Convivenciapareja/a/Convivencia-O-Matrimonio.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

You can opt-out at any time. Please refer to our privacy policy for contact information.

¿Convivencia o matrimonio?

Dos opciones diferentes para una vida en común.

Por

¿Convivencia o matrimonio?
© Jeffrey Collingwood

El matrimonio es un contrato afectivo, legal y económico entre dos personas. A veces este contrato se hace, además, ante la figura religiosa de cada uno. La seguridad y solidez que ofrece el matrimonio a una pareja estable no siempre es bien recibida. No a todos les gusta firmar un contrato para hacer legal su amor. La convivencia y el matrimonio son muy parecidos en el día a día pero encierran aspectos muy diferentes.

MATRIMONIO

Un matrimonio funciona como una sociedad , los bienes económicos de ambos miembros de la pareja hacen un fondo común familiar (a no ser que se hayan casado bajo el régimen de bienes separados). La pareja casada responde al fisco como un todo. Legalmente tienen derechos adquiridos como poder heredarse; permitir la ciudadanía del cónyuge extranjero, si lo fuera; poder ser beneficiarios de seguros de vida, y, en general, muchas menos trabas burocráticas para cualquier tipo de trámite, sobre todo en el caso de que haya hijos dentro del matrimonio.

La sociedad está diseñada desde todos los aspectos para que la figura del matrimonio ordene y encaje perfectamente nuestro modo de vida.

Sin embargo, hay un número creciente de parejas que no se casan y deciden convivir juntas. De este modo la vida cotidiana es la misma que la de una pareja casada, es cierto que todavía hay una mirada de desaprobación para el concubinato en muchos lugares, pero cada vez es más usual este tipo de convivencia.

¿Qué alegan las parejas que no se casan? Que no necesitan firmar ningún tipo de documento para sellar su amor. Están en lo cierto, no es necesaria la rúbrica para formar un hogar. La convivencia de dos personas debe ser libre y voluntaria, elegirse cada día como amantes y desear continuar esa unión.

Mucho del rechazo al matrimonio es una respuesta psicológica a sentirse aprisionado por firmar y prometer permanecer junto a la misma persona por el resto de la vida. Hay parejas que han convivido durante años y han fracasado poco después de haberse casado.

Ser padres suele ser un aliciente extra para pasar por la vicaría . Los hijos encuentran una protección legal mucho más fácilmente si son hijos de padres casados. Esto es un hecho en casi todos los países latinos. Si la madre no está casada con el padre del niño se complican tremendamente todos los trámites que necesite el pequeño, desde el seguro médico hasta el colegio.

CONVIVENCIA

¿Qué ofrece la convivencia a cambio? Libertad y autonomía. Es un compromiso hecho con el corazón que puede romperse en el momento que el amor desaparece. Por eso continuar dentro de una relación de concubinato parece ser un acto de elección diaria, de amor verdadero, no hay ataduras reales. La unión se disuelve sin costosos divorcios ni procesos legales económicos. Lo tuyo es tuyo, lo mío es mío y cada uno por su camino.

En realidad, matrimonio y convivencia están separados por aspectos prácticos. Algunos ven en el matrimonio una demostración de compromiso frente a la sociedad, otros van un paso más allá y quieren ver su unión de pareja aprobada por la sociedad y por su religión, este es un aspecto fundamental de los matrimonios religiosos que es absolutamente imprescindible para las personas creyentes.

Entonces, ¿qué elegir? ¿Matrimonio o convivencia? Pues todo depende del grado de seriedad que le des a tu relación, y de los planes futuros que tengas. Si deseas formar una familia y tener hijos, crecer económicamente y compartir un hogar común, lo más sencillo es que te cases y establezcas tu pareja de la manera tradicional, con las seguridades y compromiso que ello conlleva.

Si amas mucho a tu pareja pero prefieres mantener una economía independiente, no te gusta firmar acuerdos legales acerca de tus sentimientos o no sientes comodidad con la idea y prefieres convivir y ver qué pasa con el tiempo, pues entonces tu opción no es el matrimonio por ahora. Concéntrate en lo que sientes, háblalo con tu pareja y decidan juntos el camino, al final lo que cuenta es que haya sido una vida en común.

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.