1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://parejas.about.com/od/Convivenciapareja/a/Cinco-Cosas-Que-Las-Mujeres-Odian-En-Un-Esposo.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

You can opt-out at any time. Please refer to our privacy policy for contact information.

4 cosas que las mujeres odian en un esposo

¿Cuáles son las cosas que más fastidiosas les parecen a las esposas?

Por

4 cosas que las mujeres odian en un esposo
© Karen Struthers | Dreamstime.com

Cuando las mujeres se enamoran de un hombre aceptan todo lo que este varón trae consigo. Ellos, los hombres, no suelen esconder sus defectos y virtudes, se muestran como son. Quizá disimulen algunos detalles secundarios o exageran sus puntos fuertes, pero son bastante honestos con la imagen de sí mismos que presentan.

A pesar de esta franqueza, no es lo mismo salir con un hombre que vivir con un hombre. Como en el caso inverso, la convivencia, la rutina, hacen que esas particularidades de cada uno puedan volverse muy irritantes cuando las tenemos dentro de casa.

¿Cuáles son las cosas que más fastidiosas les parecen a las esposas de sus compañeros?

Escúchame, que te estoy hablando

No hay nada más exasperante para una mujer que hablar sin ser escuchada. La mujer es comunicativa naturalmente, procesa su pensamiento de forma oral, da muchas más vueltas antes de llegar a una conclusión. Analiza en voz alta. El varón tiene una manera de comunicación mucho más económica. Se expresa la idea con las palabras justas, se entiende el concepto y se da una solución.

Cuando llegamos a casa con un problema, queremos hablar del problema, compartir sus aristas, desmenuzarlo, analizarlo y darle vueltas. Cuando el esposo resume y simplifica lo que queremos presentar… nos frustra. Cuando el esposo ya aprendió que lo que ella espera es que la escuche, lo intenta, pero se aburre. Es en ese momento, en medio de nuestro discurso, cuando vemos su expresión vacía y el asentimiento mecánico cada dos o tres minutos y las miradas furtivas a la tele. No nos están escuchando, no simulen que lo hacen, es peor.

Los maridos "graciosos"

Nos da vergüenza, mucha. Cuando nuestros esposos quieren hacerse los graciosos y se esfuerzan por llamar la atención en una reunión, queremos desaparecer. Si, además, tiene éxito en su empeño, es muy probable que el esposo quiera la ayuda de su mujer para contar tal y cual anécdota. Pero ella está mortificada porque las intimidades expuestas van más allá de lo que estima apropiado. Somos comunicativas pero muy sensibles al ridículo. Tampoco nos gustan las bromas al personal de servicio o los excesos de confianza con nuestro jefe en un día de picnic laboral.

El esposo y el shopping

Ir de compras, o de shopping, es una de las actividades favoritas de las mujeres en su tiempo libre. Cuando ellas van solas tienen sus locales favoritos, sus tiempos, saben de cupones y regateos y dónde y cuándo hay que comprar.

Los esposos son una contrariedad en un día de compras porque se aburren. Un varón irá a comprar el producto que le interesa. No mira precios y compara en el lugar. En todo caso ya habrá hecho un estudio comparativo antes de ir al mal. Llega, elige y paga. El resto del tiempo le resulta una intolerable pérdida de tiempo. Es preferible que hagas una salida de compras, sola o con tus amigas, un día en que tu esposo tenga otra actividad por su cuenta.

Un marido suelto en el baño

Si hay algo que tienes que saber antes de casarte o convivir es que ese varón seductor, recién afeitado y con aroma a colonia… ha dejado el baño hecho un campo de batalla. Quizá sean las dimensiones de los cuartos de baño, quizá que ellos se mueven más bruscamente, quizá que nadie se ha puesto a diseñar según las necesidades reales de un varón. El resultado es siempre el mismo en todos los casos.

El W.C. y sus alrededores quedan siempre salpicados, la tapa del mismo queda abierta. Hay más agua fuera de la ducha que dentro. Las toallas mojadas se reparten por el baño y/o dormitorio.

Hay que decir también que pocas veces se quejan de todas esas cosas que nosotras colocamos en el baño y que les hacen la vida mucho más difícil. Si tienes la oportunidad de tener dos baños, uno para tu esposo y otro para ti, deja que el suyo sea el reino del minimalismo. Una especie de vestuario deportivo funcional y aireado donde sea fácil ordenar y limpiar en un minuto.

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.